Crónica de un Reparto

Salimos de casa con la ilusión de pasar un día intenso. Eso es para nosotros el día de reparto de nuestros productos ecológicos. Llegamos a la Granja Flor de Mayo un pequeño espacio  en la calle Dos de mayo. Tiene encanto, solera y a Rosa la anfitriona que siempre nos espera con una sonrisa y un té.

La faena comienza con el repaso de las tareas que tenemos que hacer. Preparar la hoja de control de efectivo, revisar el correo electrónico y esperar a que los diferentes productores nos entreguen los alimentos. Si en el pedido semanal entrega la carne Pirinat,  siempre son los primeros. Nos separan el pedido de cada unidad de consumo y solo su sabor es superior a la presentación del producto. Casi sin margen de tiempo aparece Suerte Ampanera, recibimos al transportista y revisando el pedido comentamos que los quesos están espectaculares y además no salen caros. La mañana continúa con la entrega de los deliciosos bizcochos de Ainhoa y el sabroso pollo de Sanchonar,  si es que le toca pedido. Decididamente es otro animal si lo comparamos con el resto de su especie.

A media mañana aparecen los chicos de Trébol para entregarnos uno de nuestros productos fijos en la cesta, los huevos de El Majadal. Cualquier unidad de la huevera transmite el cariño con el que está hecho este proyecto. Pielsana solo ha realizado una entrega pero la pasión que transmite Pilar por su trabajo solo es comparable a la suavidad de sus aceites, jabones, champús…..vamos que con ella tenemos resuelta la higiene personal. También por las mañanas tenemos que dejar resuelto la entrega de Biobardales, solo les toca una vez al mes pero cuando no lo podemos pedir se echa de menos. Al igual que la miel de la Abeja Meli. Extraordinario producto que se deja ver menos de lo que quisiéramos.

El aceite de la  Labranza Toledana nos visita solo una vez cada dos meses para entregarnos su intenso y cuidado producto. Para terminar la mañana comentaros las dos última novedades en la cesta: la harina del Molino Rojo y Negro y las legumbres de Ecorazón de La Mancha.

Más o menos así es como transcurre una mañana en el día de reparto; así que cogemos fuerzas y volvemos a la tarea por la tarde. Ya solo nos queda la entrega de nuestro plato fuerte, Tómate la Huerta, frutas y verduras ecológicas que se salen de la cesta de lo frescas que e

stán. Para cerrar el tema de las entregas siempre nos hacen sufrir un poquito nuestras queridas compañeras de Ecoopan. Eso sí siempre nos dejan el espacio con un estupendo olor a pan recién hecho.

Ya tenemos todos los productos, ahora nos queda preparar las cestas para cada unidad de consumo y esperar que vayan  apareciendo los/as verdaderas protagonistas del proyecto: las personas que conformamos 2decológico son sin duda lo más emocionante de esta aventura.

El trasiego comienza a las 18.15 horas; primero siempre llegan las mamás que vienen acompañadas de alguno de sus cachorros. Llegan con prisa pero siempre tienen tiempo para un comentario agradable. El goteo humano es continuo y no hay lugar para el aburrimiento. Atención a las diferentes unidades de consumo e ir colocando las cestas vacías con el permiso de Buda, el inquieto gato de Rosa son las principales tareas de la tarde. Se suceden los comentarios sobre alimentos, alimentación y las ganas de llegar a casa que tienen los/as que llevan todo el día en el curro.

Ya solo nos queda esperar a los que no tienen más remedio que llegar a última hora, el ambiente es más distendido y en el paisaje ya casi no quedan cestas. Las sensaciones se van sumando a lo largo de la tarde-noche y se suceden comentarios sobre los productos de cestas anteriores y la pinta que tienen  las verduras. Ahora toca recoger poco a poco, hacer las cuentas e irnos a casa con la  sensación del trabajo bien hecho.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar